¿Te atreves a dar juego? Razones para utilizar la gamificación en tu empresa

href="http://www.flickr.com/photos/40988970@N05/9422529361/">Rachel.Adams via Compfight cc

El juego está presente, en mayor o menor medida, en muchos aspectos de nuestro modo de vida, y en la configuración de nuestra personalidad. Si hoy en día preguntáramos a cualquiera de nuestro entorno la importancia de los juegos en la infancia, seguramente obtendríamos unanimidad en las respuestas. Está totalmente asumido por todos nosotros que la formación y el desarrollo de los niños y adolescentes están muy ligados a los momentos lúdicos y de ocio, defendiendo así, la importancia de la relación entre juego y aprendizaje. Pero, en definitiva, ¿qué es jugar? Podríamos decir que es uno de los primeros actos que fomentan la creatividad en el ser humano. Por ejemplo, cuando un niño coge un objeto común e imita con él el vuelo de un avión, o una caja cualquiera y la utiliza para inventarse que es su vehículo particular, está creando un momento único que es indudablemente suyo y que le aporta un valor incalculable: entretenimiento, aprendizaje, etc. Esos juegos, simplemente como fruto de su imaginación y su conocimiento, son una expresión clara de la mezcla de varios factores que pueden darse en mayor o menor medida: la curiosidad, la independencia de juicios, la pasión, etc. que posicionan al niño en la búsqueda de nuevas ideas para obtener una nueva forma de entretenerse. De esta manera, el niño obtiene respuestas que se salen de lo esperado. Jugar favorece nuestra creatividad y viceversa.

Ahora, una vez que crecemos y maduramos como personas, ¿dejan de interesarnos los juegos? La realidad nos demuestra que no es así. El ser humano es un ser competitivo por naturaleza, al que cualquier reto lúdico que imponga un sistema de puntuación y rivalidad, en gran parte, le va a fascinar. Jugamos para obtener un logro, dar alcance a un reto, obtener estatus o una recompensa, ya sea material o intangible. El juego contribuye al desarrollo de cualidades físicas, afectivas, sociales e intelectuales. Podemos comprobarlo en tantos actos que hemos ido viviendo desde nuestra infancia. ¿Quién no ha participado en un torneo deportivo? ¿Y en una gymkhana de pruebas? . Entonces, ¿por qué no extrapolar esta fascinación del ser humano por los juegos a otros aspectos de la vida? ¿A un entorno laboral? Esto es lo que pretende la gamificación: animar a la gente a realizar tareas tediosas, atraer usuarios hacia una determinada marca consiguiendo la fidelización con la misma, fomentar el trabajo en equipo dentro de una empresa… y todo ello mediante juegos y dinámicas.

Cada vez son más las empresas que utilizan estos métodos de gamificación, no sólo para  motivar, unir y compensar a sus empleados como los “team building”, también como estrategia de marketing para atraer, sorprender y divertir a sus clientes y transmitir un mensaje o contenido. El entorno y las circunstancias actuales hacen que cada vez sea más difícil destacar entre la competencia y hacer que los usuarios conozcan nuevos productos o que por el contrario,  permanezcan fieles a una marca. Los juegos consiguen que mediante experiencias únicas, atractivas y diferentes, el público participante se divierta a la vez que se involucra con los valores de la empresa.

servicio2portada

¿Cómo puede Gravedad Cero implementar esta gamificación en mi empresa?

Tenemos muy claro que  gamificar para nosotros, es un instrumento para vivir una experiencia grupal intensa. Cada vez lo vemos más en los diferentes talleres que llevamos a cabo.  Jugar con acierto promueve la participación, la deshinibición personal y la compenetración grupal, ingredientes más que aprovechables para conseguir el objetivo que nos hayamos propuesto. A parte de las diferentes dinámicas que utilizamos en nuestros talleres de creatividad, usamos la gamificación con dos objetivos muy claros para nuestros clientes: Comunicar un mensaje o contenido de una marca hacia un grupo de consumidores y fomentar lazos de unión entre personas de una misma empresa trabajando la cohesión, el trabajo en equipo, la motivación, etc. pero siempre desde un hilo conductor original, con una historia que sea diferente.

¿Cómo lo hacemos? Primero, hay que identificar cuál es el objetivo del cliente, así como los valores que se desean transmitir. Una vez hecho este estudio previo, hay que desarrollar la propuesta que mejor se adapte a su sector, modelo de negocio, clientes, etc para dar solución al punto anterior. Para ello, usamos nuestra creatividad para generar el mejor juego o dinámica aplicada para ese caso. Una gymkhana, un juego tradicional adaptado a las necesidades, o un juego con todos los avances tecnológicos forman parte de la batería de propuestas que podemos ofrecer. No es una simple competición de puntos o un cupón de fidelización, es hacer que tus usuarios vivan algo totalmente distinto, que permanecerá en sus memorias transformando en juego, lo que antes no lo era.

Como ejemplo, os dejamos este vídeo que resume la última prueba de la experiencia creativa que realizamos para una multinacional farmaceutica a través de nuestra gymkhana ‘Tapatouille’. Señores empresarios: ¡Hagan juego!

«

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *