20 sensaciones para 20 segundos. Pechakucha night Valladolid

PKNVA

 

Ayer tuvimos la oportunidad de participar en uno de los formatos para compartir ideas, que más repercusión está teniendo en Valladolid. El Pechakucha.  ¿Qué es esto? Un espacio para poder compartir experiencias, iniciativas, proyectos, etc. de cualquier categoría en un formato muy original. Veinte imágenes con veinte segundos de exposición cada una. En total son seis minutos y cuarenta segundos para contar tus ideas.

Nosotros fuimos a hablar de lo que mejor se nos da  hacer en Gravedad Cero, la creatividad como factor fundamental para generar experiencias creativas que resuelvan algunas de las necesidades que tenemos las personas en el campo del marketing, el networking, el ocio y la formación.

El lugar del evento fue el bar Pigiama, situado en el Pasaje Gutiérrez. Desde una perspectiva global, puede decirse que en la noche de ayer, este Pechakucha rozó un ‘hasta la bandera’. Asi que desde Gravedad Cero, agradecemos a todos los oyentes que se tomaron la molestia de asistir y escuchar los diez proyectos, entre los que se encontraban grandes amigos como son Manu de Lamanufactoría, Tran Vu de Xiclo  y Marta de Mapping Art Valladolid. Se compartieron ideas de ropa de diseño, filosofía Design Thinking, juguetes sostenibles,  negocios on-line, camisetas creativas, proyectos de arte urbano, transporte eficiente, cuentacuentos y arquitectura. En breve podréis ver cada una de las intervenciones en la página web de Pechakucha.

Gravedad Cero en Pechakucha Valladolid

Ya que es un formato novedoso y exigente, quiero aprovechar este post para contaros la experiencia desde el punto de vista del que expone. Y voy a contarlo al estilo Pechakucha: veinte frases que resuman mis veinte sensaciones desde que eliges ir a contar tus ideas hasta que sales del evento rumbo a casa.

  1. Si quiero…
  2. ¿Y ahora qué?
  3. Ideas, ideas, ideas…
  4. ¿Esto seguro que interesa?
  5. Imágenes. Compila, retoca, encaja.
  6. Frena frenaaaa!!! (siguiente diapositiva) Frena, frenaaaa!!! (siguiente diapositiva)
  7. Me sobran 200 palabras en el discurso…
  8. Me faltan 200 segundos en cada diapositiva…
  9. Ensayo, trabajo, ensayo, duermo, ensayo, trabajo, ensayo, duermo…
  10. No llego… no afino…
  11. Mensaje de Kike (organizador): “Faltan 24 horas”. Sudores fríos…
  12. Ufff. Y si…? Y si….?
  13. Repito. Repito. Repito. STOP
  14. Entras en el bar. Congoja.  Treinta minutos par el arranque.
  15. “Hola, ¿Qué tal? , ¿Cómo lo llevas?” Compruebas que el resto de participantes están igual que tú.
  16. Primeros oyentes. Saludas, te dan muchos ánimos para tranquilizarte… más nervios.
  17. Comienzan tus compañeros. Buena cara. Muchos más nervios.
  18. Tu nombre en la pantalla. ¡Danger! ¡Stop! … ¡Ready!
  19.  ——————————————————————————————————
  20. Se acabó. “Bien! No me he equivocado!!” Relajas y ríes… sensación de tranquilidad.

Y es que el formato 20×20 es un formato exigente que te mantiene en tensión veinte veces en menos de siete minutos. Para los que estamos acostumbrados a hablar en público sin límite alguno, es una auténtica guillotina continua a la palabrería, pero que a la postre, le vas cogiendo aprecio ya que te sirve para resumir tus ideas.

En mi opinión, el Pechakucha es una experiencia donde la tensión del momento de la exposición y la idea que quieres contar, se entrelazan con el objetivo de hacer partícipe a los oyentes sobre lo que más te hace sentir, tu pasión por aquello en lo que crees.

Para finalizar, solo me queda dar la enhorabuena a Kike García por la organización y a todos mis compañeros de volumen por la valentía y el esfuerzo de compartir.

Nos vemos en el volumen cuatro, pero esta vez desde el fondo.

 

 

 

«

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *